Niña de 10 años es violada presuntamente por su Padrastro

Paraguay –  El caso de una niña de 10 años embarazada tras ser presuntamente violada por su padrastro, ha puesto de relieve la existencia de una dura realidad en Paraguay, donde más de 600 niños de entre 10 y 14 años edad dio a luz en 2014, según el Ministerio de Salud.

Desde finales de abril, el caso fue conocido, la sociedad paraguaya está conmocionado y en espera del futuro del niño, quien está internado en un centro de la Cruz Roja, sino también de la madre, que se encuentra bajo custodia, mientras que el padrastro sigue en libertad .

Dada la incertidumbre de los resultados, de la discusión que se dirige hacia la posible laxitud e ineficacia de la Justicia en la prevención de un flagelo que cada año muestra una tendencia de algunos 20.000 nacimientos anuales a las mujeres entre 15 y 19 años de edad.

En cuanto a la chica que se encarga de los paraguayos, sabemos que en enero de 2014 su madre había denunciado el presunto abuso sexual por parte de su padrastro de la niña, luego nueve años.

Pero la denuncia fue presentada por un fiscal de la ciudad de Luque, Gran Asunción, que está siendo investigado por posible negligencia.

Más de un año después, fue impulsado por su madre a un hospital de Luque, en la creencia de que el aumento de menor importancia abdominal podría ser un tumor.

Luego, en el hospital público de Trinidad, Asunción, se determinó que tenía 21 semanas de embarazo, que fue notificada por la dirección del centro para la Defensa de los Niños, Niñas y Adolescentes, pero no a la persecución, que era el foro adecuado.

Días después, el caso volvió a la orden de prisión preventiva para la madre, de 32 años, quien cargó Fiscalía por presuntos delitos de “incumplimiento del deber de cuidado” y como cómplice de “abuso sexual de los niños”.

El fiscal justificó la medida por considerar que la mujer dio algunas pistas sobre el posible paradero del padrastro, pero todo resultó ser falsa.

Esto provocó el desacuerdo de algunos grupos de trabajadores sociales, un gran error considerar a un lado la madre de la hija cuando ésta es más necesitados de apoyo familiar.

Otras voces también se pronunciaron a favor de la madre, una profesión cocinero, argumentando que trabajaban doce horas diarias para mantener a otros dos hijos y posiblemente tener un historial de violencia doméstica.

Por lo tanto, Amnistía Internacional (AI) lanzó hace unos días para exigir medidas urgentes a las autoridades de Paraguay para proteger la vida del niño, ya que es un embarazo de alto riesgo.

Sin embargo, Amnistía Internacional no se ha posicionado a favor del aborto, pero que una junta médica del profesional de tomar la decisión que sea adecuado para defender la vida del niño.

Sí ha habido algunas voces que piden aborto, algo que ya ha sido rechazada por el Gobierno, que ha declarado que no está cubierto por la ley o cuando el embarazo es producto de una violación.

En este sentido, el Ministerio de Salud recordó por un comunicado que su obligación, en base a la Constitución paraguaya, es preservar la salud del bebé y el feto.

Según cifras de 2014, que aún son provisionales, 684 niños de entre 10 y 14 años dio a luz ese año, mientras que 20 mil de los nacimientos fueron de madres de entre 15 y 19 años, dijo a Efe María Ligia Aguilar, del Departamento de Niños y Adolescentes.

Aguilar dijo que esta realidad sólo será reversible en el tiempo de un cambio de paradigma en la sociedad paraguaya, que van desde los fiscales no tienen en cuenta la gravedad de tales acusaciones, incluso sus propias familias de menor a suceder.

“Es una cuestión de educación cultural y también prolonga por la pobreza de estas familias círculo. Muchos casos de este tipo de violencia se naturalizan en el país porque las familias lo ven como algo normal”, dijo Aguilar. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *